3 libros para niños que acaban mal… muy mal.

La literatura infantil se caracteriza por sus finales felices. Aunque la situación se pone muy fea, siempre hay un arreglo: el cochinito logra construir una casa muy sólida, la abuelita sale de la panza del lobo, la bruja muere y los niños vuelven a encontrar su camino en el oscuro bosque.

¿Siempre? No del todo… Algunos autores juegan con nuestros nervios y deciden que el cuento acabará mal, muy mal…


Hola, Doctor, Escoffier, Maudet, Océano Travesía.

DoctorPortada

En la sala de espera de este concienzudo Doctor esperan el Cocodrilo, el Borrego, el Elefante, el Pato, el Lobo, etc. El Doctor ausculta los animales en el consultorio quienes abren muy grande su hocico (lleno de dientes afilados).

DoctorCocodrilo

En serio no le da miedo al Doctor? No, el Doctor no es muy fijado. Tan poco fijado que no se da cuenta que cada vez que vuelve a abrir la puerta de la sala de espera, ha desaparecido un paciente… No sabe que le espera su turno. ¡ZÁZ!

DoctorSala de espera2

DoctorSala de espera03

DoctorSala de espera04


Juan y el lobo, Tony Ross, Océano Travesía.

Juan y el lobo; Tony Ross;

Esta portada lo dice todo: el cuento está de miedo y no va a acabar bien… Lean el genuino miedo que se pinta en la cara de Juan, y consideren el no menos genuino gusto que se está dando aquél lobo de traje. Y es que sí: el lobo se comerá a Juan… y a todos los habitantes de la ciudad ¡ZÁZ!

Ya conocen la historia de Juan, ese niño malcriado a quien no le gustaba hacer la tarea pero sí asustar a la gente gritando “El Lobo!” aunque no estuviese. Hasta que nadie lo cree más. Ni cuando llega el lobo de verdad. Así que por culpa del maldito Juan, todos acabaran en el plato del lobo…

JuanFin


Hambre de lobo, Pintus, Saillard, Océano Travesía.

HambrePortada

“Otra historia que empieza con el hambre,

te duele el estómago, te duele el corazón,

te duele la cabeza, te duele todo: tienes hambre”

Vaya que esta historia no empieza bien para el Lobo: no tiene nada que ponerse bajo el diente. Y cuando por accidente se cae en el fondo de una trampa, la situación parece desesperada. Para colmo un Conejo desde arriba se burla de él: “No lo puedo creer, dice el Conejo. Oye, ¿Qué tal el fondo de tu hoyo? El eslabón superior de la cadena alimenticia ¡Ja! Por lo general me persigues, pero ahora ya no eres tan listillo.”

El Conejo tan envalentonado se pone a bailar y a saltar alrededor de la boca de la trampa y le grita desde arriba los peores insultos al pobre Lobo hambriento. Hasta que en un descuido, apenas un desliz, el Conejo se cae también a la trampa. ¿Y adivinen qué? Directo a la boca del Lobo. ¡ZÁZ!

HambreTrampa

HambreConejo

HambreFin

 

Advertisements